Yo lo viví en carne propia. Y tengo una marca en el brazo que me lo recuerda cada día.

En 2017 mi vida cambió. En una visita al dermatólogo, de esas para las que nunca tenía tiempo, me sugirieron sacar un lunar sospechoso. Ingresé a quirófano. Al mes, la sospecha se convirtió en certeza.

 

“Diagnóstico: (dos puntos) melanoma”. Mi vida entró en pausa. De repente, me convertí en una paciente oncológica. Sí, tenía cáncer de piel. Y mi historia se llenó de puntos suspensivos.

Además de mi familia y seres queridos, me acompañaron miedos, incertidumbre, y muchas preguntas. Es que los melanomas tienen una gran capacidad para diseminarse, y si hacen metástasis, pueden ser fatales. Fueron tiempos difíciles.

Y llegaron los puntos y comas. Me explicaron que debían volver a operarme; reabrir la zona para “ampliar márgenes” y asegurarnos de que no hubieran quedado células cancerígenas; y extirpar algunos ganglios de la axila derecha para saber si el tumor ya había hecho metástasis (porque en mi caso tenía infiltración). Entré a quirófano por segunda vez.

A los días supe que los ganglios no estaban tomados y la zona del melanoma, “limpia”. Ya me encontraba a salvo. De a poco sentí que volvía a ser yo. En realidad, debo confesar que nunca más volví a ser la misma. Porque estas cosas te cambian la mirada y te dan vuelta prioridades. Respiré, y gané un punto seguido.

Hoy me quedan controles de por vida y una cicatriz en mi brazo derecho: el "tatuaje" que me recuerda que se puede sanar si actuamos a tiempo. Sin dudas, un punto y aparte que me permite continuar.

Pasé a otra etapa y puedo dar mi testimonio. No fue un punto final. Entonces, vayamos al punto: controlemos nuestros lunares cada año, para prevenir/detectar el cáncer de piel. No demos vueltas. Porque una vez más, es el diagnóstico a tiempo el que hace la diferencia.

 

@pazberri

 

En primera persona

 
 

Una consulta con un dermatólogo a tiempo te puede salvar la vida. No demoremos los controles. Aún en tiempos de pandemia, podemos hacerlos con los cuidados y protocolos correspondientes.
La falta de información sobre prevención y factores de riesgo hace que se presenten cientos de casos de cáncer de piel al año que podrían evitarse.

Según las últimas estimaciones realizadas por la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC) en Argentina ocurren cerca de 1.731 casos de melanoma por año.(1)

Es fundamental realizar una consulta con un especialista al menos una vez al año. El cáncer de piel es prevenible y curable si es detectado a tiempo.

Es el cáncer que se forma en los tejidos de la piel y puede deberse a diversos factores, como las quemaduras solares reiteradas o la exposición a radiación UV a largo plazo.

Existen dos tipos: el tipo no melanoma y el melanoma. El cáncer de tipo no melanoma es el más frecuente y se forma a partir de otras células de la piel que no son los melanocitos.(2)

El melanoma es el tipo de cáncer de piel menos frecuente pero de consecuencias más severas. Se presenta cuando se genera un crecimiento descontrolado de las células responsables de la pigmentación – melanocitos - que se encuentran en la piel.(3) 

Qué es el
cáncer de piel/
melanoma

 

Factores
de riesgo

 

Lunares

poseer muchos o tener lunares atípicos.

icn_melanoma_pch.png

Radiación ultravioleta

la piel absorbe de forma continua la radiación ultravioleta que emite el sol a lo largo de toda la vida, por consiguiente es importante adoptar hábitos saludables durante todo el año no sólo en verano: evitar la exposición entre las 10 y 16 horas y utilizar protector solar mayor FSC (Factor de Protección Solar).

icn_sun_UV.png

Tipo de piel

las personas de piel blanca y ojos azules  o verdes o con la piel clara que se queman fácilmente tienen mayor riesgo. 

icn_50_percent_pch.png

Historia familiar

alrededor del 10% de todas las personas con melanoma tienen antecedentes familiares de la enfermedad.(4)

icn_parents_pch.png

Prevención(5)

 

Evitar exponerse al sol entre las 10 horas y las 16 horas. Buscar lugares a la sombra.

icn_clock_10-16.png

Cubrirse con ropas, sombreros y anteojos de sol.

icn_welcome_pch.png

Utilizar protector solar mayor 30 FPS (Factor de Protección Solar) aplicándolo media hora antes de la exposición y renovándolo cada dos horas o luego del baño.

inc_30fps.png

Los bebés menores de 1 año deben evitar completamente la exposición.

inc_NO sun.png

Evitar las radiaciones ultravioleta generadas por las camas solares.

inc_Solarium.png

La prevención en relación a la exposición solar debe realizarse durante todo el año y no sólo en verano, cuando el riesgo aumenta debido a la intensidad de los rayos solares. En este sentido, las personas que trabajan al aire libre deberán utilizar ropas claras y holgadas que les permitan protegerse del sol.

Asimismo, para que disfrutar del sol no se convierta en un riesgo, es conveniente adoptar las siguientes medidas:

Más allá de evitar la exposición  al sol y los rayos ultravioletas, la forma más eficaz para prevenir el cáncer de piel es la educación. El cáncer de piel es curable en la mayoría de los casos, por eso es importante estar informado y hacerse los chequeos correspondientes con un dermatólogo por lo menos 1 vez al año como principal medida de prevención.(6)

Regla del ABCDE(7)

 

la mitad de un lunar no es igual que la otra mitad.

Asimetria.png

los bordes son desiguales, borrosos o poco definidos.

Borde.png

la pigmentación no es uniforme, se observan cambios de color de una zona a otra del lunar.

Color.png

el lunar mide más de 6 milímetros o cualquier cambio de tamaño de un lunar.

Diametro.png

el tamaño, la forma o el color del lunar cambian con el tiempo.

Evolucion.png

La regla del ABCDE sirve para ayudar a distinguir un lunar  normal de un melanoma y contempla:

De todas formas, independientemente del autocontrol recordá que es fundamental hacer chequear tus lunares con un dermatólogo al menos un vez por año.

Cómo hacerte
un autoexamen
de lunares 

 

Observá bien todo tu cuerpo, de frente y por detrás, en el espejo. 

A_01.png

Parado en el espejo, observá debajo de los brazos, las nalgas y entre ellas, también tu área genital. No te olvides de revisar tus pies y palma de las manos. 

A_02.png

Sentado, observá la parte frontal y posterior de ambas piernas. 

A_03.png
IMG-20210519-WA0035-02_oki.jpg
 
Encabezados-3.jpg